Tópicos utópicos

Si repites muchas veces, frente al espejo, "No soy fea" ¿te conviertes en guapa?, ¿te conviertes en menos fea?

Si repites muchas veces, frente al espejo, "No estoy gorda" ¿adelgazas?, ¿estás menos gorda?

Si repites muchas veces, frente al espejo, "No tengo tetas" ¿tus pechos crecen?, ¿tus pechos desaparecen? 

Si repites muchas veces, frente al espejo, "No tengo derecho a sentir dolor, solo es el primer aborto" ¿el feto vuelve al útero?, ¿el aborto desaparece?, ¿el dolor por la pérdida no existe?

Si repites muchas veces, frente al espejo, "No tengo que sentir dolor, ya tengo un hijo" ¿desaparece la frustración?, ¿desaparece el sufrimiento?, ¿se cura la enfermedad que te deja esteril?

No por repetir muchas veces algo, frente al espejo, la realidad cambia

Vivo en una sociedad que ha mal entendido que debe dar un consejo sin ser pedido, una lección de vida a cada momento y una pincelada de sabiduría desde el yoismointrinseco.

Como mujer a la que la enfermedad le fue atacando, en silencio, el aparato uroginecologico y le dejó estéril, con la "mala pata" de que esa esterilidad le dejara concebir un hijo, que se formó durante 9 meses en mi útero bicorne lleno de Adenomiosis; hijo que lograra salir al mundo tras 37 horas de parto, horas en las que yo tuve una infección y él tenía tanta prisa que se hizo un lío y metió su hombro en donde debería haber puesto la cabeza; hijo amado, soñado desde mucho antes de ser mujer, hijo querido, a quien soñé dar uno hermano, que viviera eso que yo viví. Soñé tantas veces con mi familia perfecta, llena de niños en mi cabeza... que sí la esterilidad secundaria no entraba en mis planes ¿la infertilidad entra en los planes de alguien tal vez?

"Eres una privilegiada, yo no tengo ninguno"
"Da gracias porque al menos tienes un hijo"
"Qué quieres ya tienes un hijo"
"Y te quejarás"

El duelo es el proceso psicológico que se produce tras una pérdida, una ausencia, una muerte o un abandono. Es diferente para cada persona. Se pueden sufrir diferentes síntomas emocionales y físicos como: ansiedad, miedo, culpa, confusión, negación, depresión, tristeza, shock emocional, etc.

Y en medio del duelo, de mí duelo, la sociedad me juzgaba. Me culpaba por ser así de egoísta porque ellas no tenían ningún hijo.

La envidia se tiene pero no se tiene por qué compartir, no, y menos si yo no te pido opinión, consejo, ayuda. Tu envidia es la que te hace luchar a ti pero es la que me mata a mí. No la compartas conmigo de veras que no la quiero.

Han pasado 7 años desde que viví mi duelo por la perdida de mi capacidad reproductora, un duelo negro, terrible para mí. Perdí mucho más que mi fábrica de hacer hijos. Gané una enfermedad crónica como es la Endometriosis, la Adenomiosis y con ellas sabría qué es que te extirpen órganos, que es el dolor pélvico crónico, la perdida progresiva de calidad de vida ... pero .... "no digas nada que ya tienes un hijo"

Es curioso como el yoismointrinseco lleva a algunas personas a compartir su sabiduría adquirida, vete tu a saber de dónde y espetarte "tranquila que de eso no te vas a morir" pues es peor lo suyo. 

Si algo he aprendido, a lo largo de este camino de sufrimiento, dolor y enfermedad es que NUNCA se debe juzgar a otra persona pero mucho menos intentar medir o comparar su dolor, ya sea físico o emocional. El dolor es dolor y punto.

De verdad crees que alguien que acaba de tener un aborto está deseando que tu le digas "tranquila ya te volverás a quedar embarazada" ¿De verdad? Seguramente lo que menos necesita es que le digas nada. Un abrazo y el silencio es el mejor regalo para el alma. 

De verdad crees que alguien que se siente mal con su aspecto físico está deseando que tu le digas "mujer eres una exagerada estás estupenda" ¿De verdad? Seguramente necesite tu apoyo y acompañamiento no tus frases hechas que le envían mensajes contrarios a lo tu te imaginas.

De verdad crees que alguien que acaba de saber que no podrá tener hijos por sí misma porque tiene una enfermedad crónica está desando que tu le digas "pero ya tienes un hijo" ¿De verdad? Es obvio que ella sabe que su hijo es lo mejor del mundo pero ahora necesita amor y respeto.

No sé quién le ha enseñado a esta sociedad en la que vivo que siempre hay que decir algo, que siempre hay que opinar o inmiscuirse en los asuntos de los demás. Muchas veces las personas abren su corazón porque necesitan desahogar el equipaje, nada más. Oír, respetar, acompañar y amar. Eso debería ser la premisa de la sociedad en la que vivo, pero... no lo es.

Tras el directo en instagram con Red Infertiles me di cuenta que somos demasiadas las mujeres que sufrimos en esta sociedad la tiranía de los tópicos utópicos, de los estereotipos y roles machistas. 

Mi sociedad no está preparada para convivir con el dolor, con enfermedades crónicas y mucho menos con mujeres que digan "BASTA". Pero, como es mi sociedad, yo seguiré luchando por cambiar las normas, romper tabúes y estereotipos. 

La voz de una mujer empoderada es poderosa, que no peligrosa.

Haz click sobre la imagen para ir al directo con Red Infértiles


 



Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por leer, me encantaría saber tu opinión.