La dieta de la Endometriosis

Quién no ha oído, alguna vez, hablar de la Dieta Mediterránea, la Dieta Nórdica o, incluso, de alguna Dieta Depurativa. Y es que, en los tiempos que corren, cada vez estamos más concienciados de la importancia que tiene lo que comemos para nuestra salud y bienestar, tanto físico como mental y/o emocional. 
DIETA: control o regulación de la cantidad y tipo de alimentos que toma una persona o un animal, generalmente con un fin específico.
Por eso, la primera vez que oí hablar sobre "La Dieta de la Endometriosis" no puede evitar sacar mi lupa e investigar.

He leído testimonios de pacientes contando las bondades y desgracias al probarla. He leído la opinión de quienes creen en la medicina holística. Blogs y Webs de Salud y, por supuesto, he leído a Médicos Nutricionistas expertos en la materia. 

Empezando por el final me atrevo a decir que la Endometriosis, con una pauta nutricional o dietética adecuada, puede mejorar la sintomatología de quien la sufre. Pero ¿cómo? y ¿por qué?

Hoy sabemos que la Endometriosis es una enfermedad inflamatoria, crónica, que además produce estrés oxidativo (incremento de la actividad oxidativa en el interior de la célula que la hace envejecer y morir antes) con lo que los agentes externos que entren en nuestro organismo, ya sea a través de la alimentación o por otros canales, interactuarán directamente sobre ella.
"Somos lo que comemos" (Ludwig Feuerbach)
Por eso muchos expertos coinciden en la relevancia de la alimentación a la hora de intentar controlar, o mejorar, tanto el dolor como el resto de síntomas que produce esta patología, sin cura a día de hoy.

Este es el motivo principal por el que se debería seguir una dieta saludable, equilibrada y a base de alimentos naturales intentando evitar, en la medida de lo posible, los alimentos procesados ya que tienen un alto contenido en sustancias químicas nada beneficiosas para la mujer con endometriosis.

Como sabemos que la Endometriosis reacciona a los componentes de los alimentos nos interesará reducir la ingesta de aquel alimento que contenga un alto nivel de estrógenos pues, esta hormona, va directa a nuestro tejido graso y, si la almacenamos en exceso, nos producirá obesidad además de proliferar el crecimiento de nuestros implantes de endometriosis y/o endometriomas. 
Los alimentos que más carga de estrógenos tienen son las carnes (sobre todo las carnes rojas: cerdo, vaca, cordero, caballo y caza) y la leche (también sus derivados) al aportar la carga estrogénica del propio animal al alimento. Por eso se aconseja reducir su consumo.

Para ayudar a reducir la carga de estrógenos, con la excreción, entra en la lista de alimentos beneficiosos los que contengan fibra (como por ejemplo el arroz integral o las legumbres) que además pueden sernos beneficiosos para una mejor digestión.
Además hay que evitar el consumo de aquellos alimentos que aumenten la producción de prostaglandinas de serie 2 (y por el contrario, potenciar las de serie 1 y 3) porque estos lípidos, osea grasas, potenciarán la inflamación, los cólicos o la contracción muscular, entre otras cosas.

Basándonos en esto: dieta saludable + reducción de estrógenos y de prostaglandinas de serie 2 + aumento de prostaglandinas de serie 1 y 3. ¿Qué se puede comer y qué no se debe comer? 


Alimentos a Aumentar: 

Los que contienen fitoestrógenos (compuestos químicos no esteroideos, que se encuentran en los vegetales pero son similares a los estrógenos humanos, y con acción similar (efecto estrogénico) u opuesta (efecto antiestrogénico) a estos. Normalmente se encuentran en muy pequeñas cantidades en los alimentos) pues pueden ayudarnos a regular nuestros niveles hormonales.
  • Frutas y Verduras: manzanas, ajo, apio, zanahoria, remolacha, etc.
  • Arroz integral
  • Avellanas
  • Avena 
  • Hinojo
  • Legumbres, especialmente las lentejas, las judías y los garbanzos
  • Ñame
  • Remolacha
  • Semillas de lino (linaza) 
En este grupo encontramos la SOJA que está desaconsejado un uso discriminado por su alta capacidad inflamatoria y gran aporte de estrógenos (es decir no podemos sustituir todo por soja).

Los alimentos que contienen Prostaglandinas serie 1 y 3 (ácidos grasos omega-6 y omega-3) por conseguir un efecto anti-inflamatorio.
  • Semillas de girasol y calabaza
  • Sésamo
  • Frutos Secos
  • Pescados grasos: Salmón, Trucha, Anchoas, Sardinas
En este grupo estaría el ATÚN que está desaconsejado por el alto contenido en metales pesados. (Un truco que me dijeron para hacer un consumo de pescado azul bajo en metales pesado es que escogiera las especies de menor tamaño como las Sardinas. En éste artículo de aquí encontrarás +info sobre el tema de la contaminación por metales pesados en pescado)

Se aconseja potenciar el consumo de productos ecológicos, cereales integrales (quinoa, cuscús), frutos secos, alimentos vegetales en abundancia (hortalizas y frutas), legumbres como fuente de proteína e hidratos de carbono, y aceite de oliva (virgen extra) como única fuente de grasa, potenciar el consumo del pescado sobre la carne (no existe problema en el consumo de las carnes blancas como las de ave) y se puede consumir huevos  de forma moderada teniendo cuidado consumo de las yemas. 
“Llega un momento en el que la restricción para estas pacientes es tal que muchos de los alimentos que están permitidos para la desinflamación son altos en estrógenos. De ahí la importancia de consultar con un especialista la dieta a seguir en estos casos” Anna Gil, dietista y nutricionista en Women’s Health Institute Barcelona
Alimentos a Disminuir:

Por su poder inflamatorio, los alimentos que contienen Prostaglandinas de serie 2 como
  • Aceite de girasol y de maíz, alimentos preparados con ellos (incluyendo los fritos y la mayoría de los platos precocinados)
  • Atún rojo
  • Carne roja (porcino, vacuno, caza, caballo, cordero)
  • Leche entera, leche condensada (no existe problema con la semi)
  • Manteca de cerdo
  • Mantequilla
  • Nata
  • Productos cárnicos, especialmente los ricos en grasa, como embutidos
  • Queso (exceptuando el queso fresco)
  • Vísceras
  • Yema de huevo
Respecto al TRIGO, debido a que es uno de los cereales más refinados e inflamatorios, es aconsejable prescindir de él en nuestra dieta -o reducir su ingesta lo máximo posible- y optar por cereales no refinados como los cereales integrales.


Por la concentración de Estrógenos y liberación de Histamina se debe controlar  y/o reducir el consumo de bebidas alcohólicasberenjenas, jamón serrano, marisco, mostaza, pescado ahumado y seco, atún, queso curado, embutidos, té, tomates y vinagre (todo lo que va en vinagre también).



Tampoco debemos olvidar el control sobre el consumo de azúcares refinados, cereales refinados, bollería, cafeína y bebidas energéticas, entre otros, así como el uso de aditivos y conservantes. Y recordar que el chocolate negro se puede consumir sin problema.

Si queremos saber ¿qué dicen los estudios sobre la relación a la dieta y la
Laura Isabel Arranz
endometriosis?
es de obligada lectura éste post de la 
Dra. Laura Isabel Arranz,  Doctora en alimentación y nutrición, profesora asociada en el departamento de Nutrición, Ciencias de la Alimentación y Gastronomía de la Universidad de Barcelona, en donde recoge los alimentos que son un riesgo para la Endometriosis y aquellos que, su ingesta, no suponen un riesgo relacionado con la Endometriosis.


Anna Gil

También es muy interesante la lectura de la entrevista realizada a Anna Gil, de Women’s Carmona Dexeus, Graduada en Nutrición Humana y Dietética en FCS, en EFESalud Paliar los síntomas de la Endometriosis mediante la Dieta y su ponencia, que puedes ver aquí,  en donde explica de manera clara y entendible la relación de la alimentación con la Endometriosis.


Hay quien dice que viviendo en zonas urbanas es más difícil llegar a consumir productos realmente ecológicos y saludables. Por norma general consumimos alimentos más procesados, con conservantes y aditivos, que hacen que nuestro cuerpo no sepa sintetizarlos, o le cueste más, provocando un aumento del dolor en las pacientes con Endometriosis.

Así que, con toda esta información, es lógico pensar que debemos prestar una atención especial a lo que comemos a fin de mejorar nuestra sintomatología. Circunstancia que, de ocurrir, podríamos seguir mejorando con una rutina de ejercicio físico, acorde a nuestras posibilidades.

Otro tema relacionado con la alimentación es el de los suplementos y vitaminas. Debemos tener muy claro que NO debemos auto-suplementarnos. Hay vitaminas que pueden llegar a interferir con la medicación que tenemos pautada causandonos problemas y aumentando los síntomas de la Endometriosis, por ejemplo. Por eso siempre que creamos nos hace falta un complemento vitamínico o suplemento deberemos comentarlo con nuestro médico. 

Para acabar este post quiero que sepas que lo he redactado apoyándome en información ya publicada en internet, que no soy dietista, ni nutricionista y no sigo una dieta libre de alimentos antiinflamatorios.

Estar informada sólo juega a tu favor

Si no sabemos cómo iniciar una dieta más saludable, que además beneficie a nuestra enfermedad, tendremos que acudir a un médico especializado en este campo. 


Y tú ¿sigues una Dieta saludable para tu Endometriosis?












Comentarios